Commodities Agrícolas

El informe de las Estimaciones Mundiales de Oferta y Demanda Agrícola (WASDE por sus siglas en inglés) elaborado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) es la carta de navegación para los operadores de commodities agrícolas en el mundo. Sus valores estimados y proyectados guía el comportamiento de los agentes y consecuentemente los precios de los productos (muchos de ellos de sensible importancia en Argentina).

En dicho informe se detallan las cantidades producidas, consumidas, importadas y exportadas, además de los stocks de diversos productos (soja, trigo, maíz, arroz, etcétera), a nivel global y por país. Siguiendo estos datos uno puede darse una idea de los fundamentals (razones de oferta y demanda) que subyacen a los precios de mercado. Una variable fundamental es la relación stock/consumo que indica la escases relativa del bien, mientras más bajo el cociente, es esperable que más elevado sea el precio. La tabla siguiente muestra las relaciones stock/consumo estimadas para el mundo y para Estados Unidos para las campañas 2009/10 y 2010/11, además de la proyectada para 2011/12.

Relación Stock - Consumo

Como puede observarse tanto para el mundo tomado como un todo como para USA (principal formador de precios) se proyecta una caída en las relaciones para 2011/12.
A este factor sería interesante agregarle un elemento de demanda: dado que China es el principal comprador mundial de soja (y subproductos) y teniendo en cuanta el peso de la misma en el comercio mundial de alimentos, resulta importante conocer el comportamiento del gigante asiático.

Demanda de soja de China (millones de toneladas)

Puede observarse que se proyecta que China incremente su consumo y sus importaciones tanto de poroto como de aceite de soja, además la proporción de importaciones respecto al consumo permanecería relativamente constante en la próxima campaña agrícola, por lo que del lado de la demanda también existirían fundamentals alcistas para los precios.

Los factores anteriores, sumado al hecho de que los precios de los granos se comportar de manera similar dada la sustituibilidad que existe entre ellos a los ojos de los inversores, indican que no existen incentivos a que en la próxima campaña los precios de los granos caigan por debajo de los valores actuales. Sin embargo hay que tener en cuenta el ingrediente especulativo que tienen los commodities agrícolas y el efecto que las compras y tomas de ganancias de los grupos inversores tienen sobre los valores en el corto plazo.