Noticias Ronin Consultant S.A.Son a la electricidad, agua y gas y alcanzan a 7 sectores económicos. De Vido dijo que no habrá aumento de tarifas.

A diez días del contundente triunfo electoral y en medio de una sostenida fuga de capitales que presiona sobre el dólar, el Gobierno nacional dio ayer un primer paso hacia la reducción de los subsidios estatales en busca de recuperar el superávit fiscal que ha sido un pilar esencial de su política económica.

Los ministros de Planificación, Julio de Vido, y de Economía, Amado Boudou, anunciaron la eliminación inmediata de los subsidios a los servicios de agua, electricidad y gas a siete sectores de la economía que significarán un ahorro fiscal de 600 millones de pesos anuales, apenas 0,85 por ciento del total de subsidios estimados para este año en 70.000 millones de pesos.

Los sectores

Los sectores alcanzados por la eliminación de los subsidios son: bancos y servicios financieros; seguros; juegos de azar (casinos, bingos y hipódromos); aeropuertos internacionales, en particular Ezeiza y Aeroparque; puertos fluviales de pasajeros; empresas de telefonía móvil y extracción de hidrocarburos. “Tienen alta rentabilidad”, dijo De Vido, para descartar que puedan trasladar a los precios la eliminación de los subsidios.

La medida fue acompañada por la constitución de una comisión de Economía y Planificación creada por una resolución conjunta que se ocupará de elaborar informes para la “revisión o adecuación” de la totalidad de los subsidios en consulta con las cámaras empresariales, los entes reguladores y las asociaciones de usuarios de cada sector, el primero de los cuales estaría a mediados de este mes.

Fuentes de Planificación consultadas por este diario sobre qué sucederá con los subsidios en las provincias, dijeron que están comprendidos en la resolución: es decir, en su momento habrá un informe sobre los que alcanzan a los cuatro servicios básicos (transporte, electricidad, gas y agua).

Durante el anuncio ante la prensa, tanto De Vido como Boudou se ocuparon de asegurar que la “adecuación” de los subsidios no implicará un aumento de las tarifas de los usuarios ni de los valores finales de los servicios que prestan empresas públicas o privadas.

No se modifican las tarifas

“Las tarifas no se modificarán. Las tarifas no se tocan”, recalcó el ministro de Planificación en al menos tres oportunidades cuando explicaba las medidas frente a los periodistas. Mientras, el vicepresidente electo aseguró que “no se generará para el usuario ninguna carga extra” y que de lo que se trata es de un “redireccionamiento” de los subsidios para que “quienes puedan pagar, que paguen: en algunos casos se eliminarán, en otros se recortarán y en otros los sostendremos”.

Las dudas

Pero la afirmación de que no incidirán en las tarifas no despejó las especulaciones: si el Estado deja de subsidiar a un sector de la población, ese sector pagará más por los servicios no subsidiados. Aunque otra especulación apuntó a que el costo por la eliminación de subsidios será absorbido por la empresa de servicios.

Las dudas, en definitiva, quedarán despejadas cuando se avance en el “reordenamiento” de subsidios a servicios básicos.

Fuente: Diario Los Andes